logo

La importancia de la estimulación en el desarrollo cognitivo de la primera infancia.

Por: Carolina Santos, consejera estudiantil Vermont Preschool Medellín
Con frecuencia nos preguntamos por la necesidad de estimular a los niños y de permitirles crecer en entornos que favorezcan sus procesos de aprendizaje, sin embargo, en ocasiones, nos cuesta reconocer los ritmos y tiempos que tiene cada uno y esperamos que encajen en la casilla de la edad. Es por esto que constantemente nos angustiamos y pretendemos que todos gateen a los 6 meses y caminen a los 12 sin flexibilidad alguna; sin embargo, si tenemos en cuenta que el desarrollo cognitivo comprende la serie de actividades y procesos que realiza un niño para aprender y resolver problemas, podríamos entender que las edades son importantes y que nuestro papel en dichos procesos puede ser fundamental a través de la estimulación, el acompañamiento y el fortalecimiento de las habilidades necesarias para incrementar en ellos la posibilidad del éxito escolar y social.
Existen diversas opciones para favorecer el desarrollo cognitivo y aunque algunas las podemos realizar desde casa, las habilidades más importantes y significativas se adquieren a través de los procesos de socialización y de la relación con pares en entornos adecuados y orientados para tal fin, pues son estas situaciones las que nos permiten exigirnos como seres humanos y comprender el mundo a través de los otros. La escolarización a temprana edad favorece dichas habilidades y estimula aspectos fundamentales como el lenguaje, la concentración, la atención, la capacidad de seguir instrucciones, guiarnos por rutinas etc.
Es fundamental tener en cuenta que el pensamiento del niño es el resultado de factores personales, familiares y sociales, es decir, se construye a través de la experiencia. Por esta razón al tener en cuenta las capacidades de los niños según su edad podemos enfocarnos en desarrollar actividades que favorezcan cada uno de los procesos, teniendo siempre claro que todos los niños no adquieren las mismas habilidades ni lo hacen en el mismo momento, pues existen factores ajenos que no dependen de la estimulación ni de las interacciones que tengan.
Es importante comprender el concepto de hitos del desarrollo que son aquellas habilidades que además de mostrar algo nuevo que el niño puede hacer, marcan el haber alcanzado una etapa y estar preparado para construir la siguiente. El desarrollo es un proceso, de esta manera los hitos no son hechos aislados sino que están relacionados entre sí y por esto no se logran en un único momento sino que se alcanzan y consolidan en periodos y rangos de tiempo, por esta razón las acciones de estimulación no consisten en enseñar, entrenar o presionar al niño para que logre un hito determinado sino en utilizar el ambiente físico y las interacciones cotidianas para que gradualmente el niño vaya construyendo las bases necesarias para ello.
Finalmente, vale la pena recordar que el mejor regalo que podemos entregar a nuestros pequeños es brindarles la capacidad de pensar, de tomar decisiones y hacerse responsable de ellas, pues solo de esta manera tendrán la autonomía e independencia necesarias para relacionarse con los demás y desempeñarse exitosamente en todos los aspectos de su vida. El pensamiento lo estimulamos y favorecemos en los primeros años, de esta manera, lo que podamos hacer por ellos ahora les estará asegurando habilidades y capacidades que permanecerán en el tiempo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Información de contacto
  • Indiana Mall km 2 Vía la Fe, El Retiro, Antioquia.
  • (4) 386 0440