logo

Día Vegetariano Vermont

En Mayo 21 de 2018, la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), publicó el estudio realizado por científicos de la Universidad del Estado de Nueva Jersey, en el cual realizaron el mayor censo de las especies que conforman nuestro ecosistema planetario (Biosfera). 

Los datos obtenidos en el estudio son contundentes, de los 7.500 millones de personas que habitamos el planeta, los humanos solo somos el 0.01% del total de las especies (prácticamente nada), los datos obtenidos validan la conclusión de ser la especie más destructiva de todo el planeta. Aunque la especie humana constituye solo el 0.01% del total de la masa viva (Biomasa), hasta el momento el hombre ya acabó con el 83% de los mamíferos salvajes, el 80% de los mamíferos marinos, el 50% de las plantas y el 15% de los peces.

Indica el estudio que toda ésta capacidad destructiva se produjo después de los cambios generados por la Revolución Industrial, a finales del siglo XVIII.

La importancia del estudio radica en que es la primera vez que se estudia la distribución de la biomasa (Todos los seres vivos) en el planeta, y por ende entender mejor cuál es la huella del hombre en la naturaleza. (ver gráfico).

El total de la biomasa de seres vivos en la Tierra es de 550 giga toneladas de carbono (es decir, 550.000 millones de toneladas).

El 86% de esta biomasa se encuentra en tierra firme, el 13% bajo tierra y el 1% en los océanos.

Las plantas son el 82% de toda la materia de la Tierra, siendo la principal fuente de vida. El segundo lugar lo ocupan las bacterias, con el 13% y el último lugar los hongos y animales (donde, claro, estamos incluidos) con apenas un 5%.

Pero otro de los problemas que el estudio evidencia es que la vida en estado salvaje está sufriendo una fuerte contracción: por ejemplo, sólo el 30% de los pájaros son silvestres, el 70% restante son las aves de corral criadas para alimentación. De los mamíferos, 60% son el ganado porcino, vacuno y de otras especies de granja, y sólo el 4% son animales salvajes. El 36% que queda es el hombre.

Este censo biológico se efectuó con la asistencia de técnicas como la teledetección por satélite o la secuenciación genética (para evaluar el alcance de los microorganismos) y por el análisis de ADN en las aguas y suelos. De esta forma permitió establecer las especies presentes en el planeta, así como su densidad.

Todo esto tiene que ver con una explotación de especies desmedida para la producción y el consumo humano.

Aunque se incluyeron los virus dentro del censo, es claro que no son considerados seres vivos.

Está claro que, aunque somos los menos, el daño que le hemos hecho a la tierra es inmensamente grande y en muchos casos irreparable.

Tomado de: http://www.pnas.org/content/early/2018/05/15/1711842115

Departamento de Ciencias, Colegio Gimnasio Vermont Medellin.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Información de contacto
  • Indiana Mall km 2 Vía la Fe, El Retiro, Antioquia.
  • (4) 386 0440